viernes, 8 de mayo de 2009

OCTAVIO PAZ Y LOS HIJOS DE LA CHINGADA


El maestro Octavio Paz en su obra literaria el laberinto de la soledad cuya primera edición se publicó en 1950 por cuadernos americanos, y que consta de 9 ensayos a saber:


-el pachuco y otros extremos;

-máscaras mexicanas;

-todos santos, día de muertos;

-los hijos de la malinche;

-conquista y colonia;

-de la independencia a la revolución;

-la inteligencia mexicana;

-nuestros días; y

el apéndice: "la dialéctica de la soledad"


ahora, en el ensayo relativo a los hijos de la malinche, el maestro nos ilustra sobre la connotación de la palabra "chingada" y a quienes podemos considerar hijos de la misma, encontrandonos entre ellos a los extranjeros, a los malos mexicanos, a nuestros enemigos y rivales (les recomiendo que lean este ensayo para abundar más en el tema). pues bien, con lo anterior, quiero decirles que todos los extranjeros que se han pasado de sabor con nuestros compatriotas en otras latitudes son unos verdaderos hijos de la chingada, mira que aislarlos dando por hecho que estan infectados por la influenza no tiene madre, ojala y esto lo tomen en cuenta para el día en que vean a un pinche chino en nuestro país mínimo le mienten la madre, ahora resulta que esos pendejos, ojos de alcancía que en lugar de mirarte te escanean, se dan el lujo de tratar a nuestros connacionales como si estuvieran apestados, eso, como dijo el maestro Ocatvio Paz es ser un verdadero hijo de la chingada.

retales:

1.- esta a punto de salir a la venta el libro de Carlos Ahumada que lleva por nombre derecho de réplica, lo curioso es que aún no esta a la venta pero ya varios personajes se sienten aludidos y comienzan a desmarcarse...acaso serán adivinos? digo aún no lo leen pero ya comienzan a opinar, jajaja

2.- Carlos Hermosillo esta como candidato a diputado, este es un claro ejemplo de que en México todo se puede, mira tú que desfachatés de este fulano que hasta paga a los deportistas Méxicanos con cheques de hule, haber como le va a los que voten por él, allá ellos y sus impuestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada